sábado, 12 de julio de 2014

Patatas rebozadas y pollo a la pimienta

Las humildes patatas siempre tan ricas, tan agradecidas; como guarnición, en tortilla, en ensalada, en puré, fritas, guisadas en estofado de carne, guisadas con pescado.  Las mil y una manera de prepararlas hace que consigamos platos exquisitos durante todas las estaciones del año.
Si las tomamos con moderación, con sentido de la medida, consumiéndolas  una o dos veces por semana,  no hay por qué preocuparse de que nos engorden.
Como los calores propios del mes de Julio, no terminan de llegar, apetecen platos calientes, además de que sientan mejor al estómago, por su efecto calmante, sacian más que las comidas frías.
Hoy las hacemos rebozadas en salsa verde.  Hay quien llama a este plato "patatas a lo pobre" o "patatas a la importancia" La primera vez que lo oí, tuve la osadía de preguntar el porqué de ese nombre, la respuesta fue que al presentarlas rebozadas y en salsa verde, daba la impresión de que eran medallones de merluza.
Las patatas se cortan en rodajas, se adoban con ajo y perejil dejando que cojan el sabor, como unos veinte minutos. Seguidamente retiramos en lo posible el ajo y el perejil, las rebozamos en harina y huevo, las freímos y las vamos colocando en una cacerola. Retiramos el exceso de aceite de la sartén y echamos una cebolla picada en trocitos menudos y dos o tres ajos igualmente picados y dejamos que se poche bien.  A continuación echamos una cucharadita de harina y dejamos que se dore, añadimos dos vasos de agua, calculando que cubra, de sobra, las patatas, sazonamos con pimienta blanca, dos hojas de laurel, perejil picado y las dejamos hervir unos diez minutos, pinchamos las patatas para comprobar si están tiernas.

Troceamos dos pechugas de pollo y las adobamos con ajo picado, perejil y pimienta negra molida y lo metemos en la nevera. Este adobo conviene hacerlo como unas cuatro o seis horas antes.  La última hora se saca de la nevera para que vaya cogiendo temperatura ambiente.
En una cazuela echamos un chorrito de aceite de oliva, calentamos y echamos el pollo troceado, doramos a fuego alto removiendo, y después bajamos a fuego lento y tapamos la cacerola removiendo de vez en cuando hasta que esté hecho entre quince y veinte minutos.
De postre, macedonia de frutas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario