viernes, 22 de julio de 2016

Salsa de tomate con frutos del mar




Un plato sencillo, rápido y nutritivo.

Hacemos una salsa de tomate a la antigua; pelando y troceando los tomates maduros, picándolos muy menudos, pochando  una cebolla y un diente de ajo en aceite de oliva, a fuego medio. Espolvoreamos al gusto con pimienta negra, perejil fresco y una pizca de azúcar por aquello del ácido del tomate.
A media cocción de la salsa añadimos mejillones y gambas congeladas, y, sin descongelar, las echamos directamente en la sartén donde se está friendo el tomate. Subimos un poco el fuego y dejamos que se vayan descongelando los mejillones y las gambas entre la salsa, a la vez que se van mezclando los sabores.  Bajamos, de nuevo, la temperatura a fuego lento hasta finalizar el tiempo de la salsa,  unos treinta minutos en total.  A continuación reducimos la salsa y la dejamos reposar.

Este plato se puede tomar como segundo plato o como plato combinado con patatas asadas, arroz, pasta o de relleno en una plancha de hojaldre.
Ya sabemos que los alimentos congelados han de tener cierta calidad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario